Páginas

lunes, 9 de enero de 2017

Yo confieso: te envidio a ti, sí a ti que paseas de la mano con cara de enamorado




No sé la razón pero el autor de este vídeo impide que lo inserte y me parece apropiado para este artículo. Orgullo y Prejuicio, con Colin Firth es el inicio perfecto.


Fitzwilliam Darcy representa el ideal de hombre, y como los ideales no existen él todavía lo es más si cabe: con sus prejuicios, tan crítico, tan poco dado a abrir su corazón a cualquiera.

Hay una serie que recoge las locas aventuras que vive una fanática de Jane Austen, en concreto de este libro. Y no me extraña que sus libros se sigan vendiendo, ni que tanto sus series como películas tengan más visitas que algún youtuber con poco ingenio.



En este mundo de páginas donde las personas se conocen e intercambian sus teléfonos para después no compartir ni una frase. 

En este mundo donde la gran mayoría ha vivido tanto (o eso cree) que están a la defensiva todo el tiempo, sin dar una oportunidad al otro para conocerlo de verdad antes de meterlo en un saco lleno de clichés, leer a Jane Austen reconforta. 

Nos invita a pensar que si bien las mujeres en su época otorgaban al amor y a la renta del caballero la misma importancia, ella fue el ejemplo de libertad, un precio alto a pagar donde estar emparejado, casado y tener hijos era casi una obligación. 



Una vez conocí a un Darcy y sé lo cursi que eso está sonando mientras lo tecleo y tú lo lees, pero es verdad. Su forma de expresarse no era propia de este siglo. Ese hecho asombraba a los demás, llegaba a incomodar y a mí a flotar.

Pero en la vida real, no siempre los grandes amores terminan con un final feliz ni con un divorcio.



Ser soltera no es tan bonito. Ni tan horrible. Cada uno somos un universo y mujeres y hombres de 40 no terminan de encajar con este tiempo de prisas y de la obsolescencia programada en el amor, en algunos de ellos, existe un deseo oculto: ir de la mano de alguien que te haga sentir tan bien que tengas ganas de cantar cuando subes las escaleras hacia casa (yo nunca he tenido ascensor)

Pero ¿dónde está esa persona? "No se busca". Estoy de acuerdo. 

Mientras tanto te conviertes en una mera espectadora de la vida de los demás. Esos "odiosos" seres que no miran el teléfono y sí a sus ojos, se ríen de bromas que sólo les hacen gracia a ellos y no están juntos por miedo a la soledad.



En ocasiones ves parejas haciéndose una fotografía en el mismo lugar que tú lo hiciste con la tuya, y te dan ganas de preguntar como si fueras Woody Allen en Annie Hall, cuál es su secreto para ser felices.




La sociedad puede avanzar y llegar a Marte. O crear joyas como "La ciudad de las estrellas. La la Land". Tener acceso a la lectura de los clásicos. Estar conectado con el mundo entero, inventar aplicaciones para cubrir cualquier necesidad, pero desde el compositor más respetado de la historia, hasta tú que me lees, todos necesitamos querer y sentirnos queridos. 

¿Para cuándo una asignatura en los colegios? "Cómo amar sin hacer daño"



Con esa asignatura además de fomentar el respeto por el otro, se terminarían de un plumazo las frases hechas cuando llega una ruptura que convierte a la mente más respetable en un amasijo de torpezas , dolor, traumas y mil cosas que arrastrará toda su vida. Y lo que es peor: que volcará en su siguiente relación.

El día en que a los niños se les enseñe a AMAR este mundo será un lugar mucho mejor. El desamor permanecerá, y las desilusiones, las lágrimas, las separaciones... pero, volverá algo que se ha esfumado y sustituido las peleas a la cara, o las rupturas como dios manda, nada de mensajes, ni de llamadas, ni de correos... Si un día tuvimos el valor para decir TE QUIERO, el mismo debemos poseer para espetar un ADIÓS.

Crece el número de niños y adolescentes que no saben mantener una conversación cara a cara ¿nos los imaginamos en una situación amorosa? Un emoticono y adiós. Lo peor es que los adultos llevan copiando su comportamiento hace una década.




Esta mañana me he sorprendido mirando unas fotos de dos desconocidos que parecían tan felices que a punto estuve de enviar un mensaje a su Instagram. Igual son influencers y las marcas les pagan :)





Joana Sánchez González




2 comentarios:

  1. Últimamente releo algunos de tus escritos y la verdad, merece la pena esa doble o triple inversión de mi tiempo.
    Alguna vez no escribí comentario alguno, este comentario que ahora completo puede servir para dar por muy bueno el silencio. He de decir que aunque no comentase nada en tu blog, mi cabecita sí lo hizo, incluso mi boca mientras sonreía...
    Bueno, seguiré leyendo, poco a poco. Y seguiré comentando, hasta en tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Nunca creí que volveré a ser feliz después de mucha frustración. Soy Pamela Jones de Estados Unidos. He sido rechazado por mi marido después de seis (6) años de matrimonio sólo porque conoció a otra mujer y me dejó a mí ya los niños a suffer.one día cuando estaba leyendo a través de la web tropecé en un post sobre cómo baalam dios el Gran lanzador de hechizos ha ayudado a la gente a restaurar los matrimonios rotos y las relaciones y la curación de las enfermedades. Me puse en contacto con él inmediatamente para ayudar a mi situación a través de su correo electrónico: godbaalamtemple @ gmail. com Él me dijo que no se preocupe que mi marido volverá a mendigar y derramando Lágrimas de perdón. Estoy tan feliz de que mi marido en realidad regresó a mí en 48 horas después de que obedeció las palabras y las instrucciones de gran dios baalam. Póngase en contacto con él hoy en cualquiera de sus problemas:
    Si desea que su ex volver.
    Usted quiere ser promovido en su oficina.
    Si desea ser curado de Herpes, Cáncer y otras enfermedades.
    Quieres ser rico.
    Quieres que tu esposo / esposa sea tuyo para siempre.
    Si desea divorciarse o detener su divorcio.
    Embarazo para concebir el bebé
    Si usted quiere ganar los casos de los tribunales molestos
    Si quieres ganar lotería
    Envíelo por correo electrónico: godbaalamtemple @ gmail. com para una solución duradera

    ResponderEliminar