Páginas

domingo, 14 de agosto de 2016

¿Me capuzas?

La playa. Bendita sea. Desde que tengo uso de razón o memoria, es una de las cosas que más me gusta hacer. Nada de tostarse bajo el sol, sino nadar, estar dentro del agua, dejar que el agua roce los dedos de los pies y reír porque está fría (siempre está fría)

Dar esos primeros pasos ante la mirada del acompañante de turno que piensa "que está muy buena" y que no deberías pensártelo dos veces. ¡Al agua, patos! 


Este año ha costado, pero al final pisé la arena, me sumergí en las aguas de la Coveta Fumà en Campello, y viví un momento glorioso que pocas veces se da en Alicante: bañarte mientras llueve. Durante un instante pensé en salir a por la cámara pero me contuve. 

¿Puede existir mayor placer en el mundo ?

El cielo estaba gris, el sol brillaba por su ausencia y gotas, similares a brillantes decoraban la playa. Una delicia.

Nada de aglomeraciones, de sombrillas que ocultan el suelo, sólo la tranquilidad y el tintineo de la lluvia.

Así nos recibió la playa en este verano de 2016, con mimo. Sólo unas leves marcas quedaron selladas en mi piel, tan protegida que el sol no se atrevió a quemarme.

Fue un día de intensas emociones. Yo no sabía que se podía hacer un simulacro en una cala tan pequeñita (el socorrista tampoco) pero atónitos los escasos bañistas asistimos a cómo sin dudarlo ni un segundo, éste se lanzaba al agua a salvar a un chaval. 

Un diez para él, para todo el despliegue de voluntarios, médicos, ambulancias y para el "actor" que menudo susto nos dio. Sobre todo a nuestro vigilante de la cala. Un gran profesional.

Desde temprano, bien temprano hasta la tarde, saboreé la brisa, luego el viento impetuoso que hizo que las sillas volaran :) y las sombrillas, los cubos y hasta casi los niños. La conversación. Las risas. Las fotos, ay las fotos... nunca pueden faltar, pero ésas son las que no se publican en las redes sociales, ésas son para una.

Hasta en los lugares más recónditos y casi microscópicos ocurren historias. Ésta fue la mía.

Joana Sánchez González

2 comentarios:

  1. Entrañables tus relatos, Joana ... son fotografías.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Y tú un buen observador. ♡

    ResponderEliminar